Allí donde habitan las mariposas

Abrid los ojos hacia vosotros mismos y mirad en el infinito del espacio y el tiempo. Oireis que alli vuelven a resonar el canto de los astros, la voz de los numeros y la armonia de las esferas. Cada sol es un pensamiento de dios y cada planeta una forma de ese pensamiento, y es para conocer el pensamiento divino que vosotras almas descendereis y remontareis penosamente el camino de los siete planetas y de los siete cielos suyos. HERMES TRISMEGISTO


Lo que la oruga ve como el final de la vida, el maestro lo llama una mariposa. RICHARD BACH

DEDICATORIA

Allí, donde habitan las mariposas, lo hacen tambien las hadas y los angeles, la verdad y la ilusion, la alegria, el amor, la dulzura y la fantasia; los mas bellos sueños y la esperanza.

Es el lugar donde los rios son de miel y las montañas de plata y diamantes; donde los seres alados bailan moviendose al ritmo de la musica de George Harrison y el aroma del Padmini; donde puedo descansar en grandes almohadones de plumas tejidos con hilos de seda y oro. Es mi refugio, y el de muchos que sueñan encontrarlo, sin saber aún que son mariposas.

Este blog esta dedicado a todos ellos y ojala puedan disfrutarlo como parte de su camino hacia el lugar donde habitaron o habitaran algun dia


Parameshwary
Enero 2009


Visit - Stop secretS -



.





los cuatro acuerdos de la sabiduria Maya

Los cuatro acuerdos de la sabiduria maya
View more documents from Fundacion Soliris

hada mariposas

hada mariposas

Secretos Parameshwary

lunes, 16 de octubre de 2017

La perla de hoy

La perla de hoy

_141230-pensar-espirituales-autoayuda-pensamientos-imagenes-frases-imajenes-citas.jpg

MINDFULNESS, Sin los Tres Entrenamientos es Nada

 por Ramiro Calle

Que Occidente tiene un dudoso privilegio para aguar, desdibujar, desnaturalizar y prostituir muchas de las enseñanzas de autodesarrollo de Oriente es un hecho tan deplorable como innegable; que su capacidad de falsear dichas enseñanzas es desmesurada, es un hecho tan lamentable como cierto. Así no es de extrañar que los que podríamos denominar neoyoga, neotantra, neovedanta, neozen y demás hayan sido tan distorsionados y siempre con el mismo fin: rentabilizar y mercantilizar, sin importar a muchos de sus difusores que sea una traición a la esencia misma de tales tradiciones. 
Y ningún método de autorrealización de Oriente suele salvarse de tal deformación. Se hace necesario desenmascarar tales intentos por falsear las genuinas enseñanzas, omitiendo algunos de sus principios más medulares, haciendo falsas promesas de que se pueden encontrar atajos para llegar al cielo y de que no es necesario desplegar el esfuerzo. De todo ello no se ha salvado el tan traído y llevado ahora mindfulness. Término que, para empezar, no debería suplir al castellano de “Atención”. Pero las modas son las modas y si vienen de USA aún son más irresistibles y mecánica y ciegamente imitadas. 
 
Pero bien se puede aseverar que mindfulness sin la triple disciplina o triple entrenamiento es simplemente nada. Para empezar porque no hay nadie que logre estar atento si no se entrena metódica y asiduamente para ello, pues es como si me piden a mí que corra los diez mil metros sin un previo y concienzudo entrenamiento. Nadie logra estar atento porque se le diga que lo esté, como no basta pronunciar la palabra "luz" para que la lámpara se encienda. Estamos demasiado dormidos y automatizados como para lograr estar atentos ni siquiera un minuto sin un previo y sistemático entrenamiento para cultivar y desarrollar esa preciosa función de la mente que es la atención, y de la que Buda dijo: "Declaro que es poderosa en todo momento y circunstancia", igual que en el Dhammapada podemos leer: "Los que están atentos están vivos, pero los que no es como si ya hubieran muerto". Se desarrolla la flexibilidad llevando a cabo con constancia estiramientos y se gana en atención ejercitándose a tal fin mediante las oportunas técnicas meditativas. De otro modo, por mucho que a una persona se le diga que esté alerta, no lo conseguirá nunca en la vida diaria: pues incluso ya es difícil estarlo aún con el entrenamiento metódico oportuno. 
Igual que se entrena un músculo para desarrollarlo y fortalecerlo, hay que entrenar ese "músculo" sutil que es la atención. Todos tenemos en principio la atención muy debilitada y de nada sirve, si no nos ejercitamos a tal fin, que se nos diga "estate atento al caminar o al hablar o al amar". La negligencia mental, el descuido de la mente es tal, que se requiere una práctica asidua, que es la meditación, y complementarla, sí, estando luego más atentos al preparar una taza de té, dar un paseo, oler una flor o estar en la profundidad de una caricia. Por tanto, insistiendo en ello, si una persona quiere estar más atenta, tiene que entrenarse en serio y de otro modo pensará que está atenta sin estarlo o fallará una y otra vez en el intento.
Pero incluso la atención por la atención, el denominado mindfulness por el mindfulness, es de corto alcance si no va apoyado por otras dos disciplinas. Además de la del cultivo de la atención: la disciplina ética o virtud y la disciplina para el desarrollo del entendimiento correcto, visión lúcida o sabiduría. La virtud impide aplicar la atención con malos fines y la sabiduría nos enseña a poner la atención al servicio de buenos pensamientos y sentimientos. Hay una atención debida y otra indebida. ¿Acaso no está muy atento un torturador, un kamikaze, un verdugo o simplemente un ladrón? Pero es atención indebida, que nace de la ausencia de virtud y sabiduría.
En las enseñanzas de Buda se pone el énfasis en el cultivo de la atención para adquirir una lucidez que hace posible el desasimiento, el desapego, la visión de lo transitorio, el control del ego y el mejoramiento humano. No el apego, la competencia, el culto a la personalidad, el egoísmo, el poder sobre los demás, el aferramiento y el cultivo de la máscara de la personalidad. No el ser más fuerte en los negocios, ni saber mejorar la capacidad de dominar y manipular, ni ser más brillante que los otros para intensificar el propio narcisismo. Todo eso es muy americano, claro, pero está en las antípodas del verdadero vipàssana y satipathana mostrados por el Buda y los grandes maestros de la Humanidad.
Hay muchos libros sobre la atención que palidecen al lado de los que toda persona seria debería leer sobre el tema, y que son "El Corazón de la Meditación Budista" y "El poder de la Atención", de mi admirado amigo Nyanapoika Thera y al que tantas veces acudí a entrevistar a su ermita en Kandy (Lanka). Han sido fiel y magistralmente traducidos por Almudena Hauríe Mena,para evitar aquello de "el traductor es el traidor". La atención es el faro, filtro y custodio de la mente, una gema de gema, una luz en la senda hacia afuera y el viaje a los adentros, pero la atención hay que ponerla al servicio de la evolución consciente y de humanizarnos y no de la involución y la deshumanización. 
Ramiro Calle
©VerdeMente, 214

domingo, 15 de octubre de 2017

miércoles, 11 de octubre de 2017

Ascensión y Verdad.

She is absolutely beautiful!

La ascensión se basa sobre todo en nuestra disposición a aceptar nuevas verdades acerca de nosotros mismos, de nuestro potencial y posibilidades, de nuestra humanidad (individual y colectiva), del Universo y de nuestro universo personal.

Es un paso hacia nuevas realidades que requiere que abramos nuestros corazones y nuestras mentes a la posibilidad de que nuestro mundo sea muy diferente del que conocemos. Y, también, de que seamos diferentes de lo que imaginamos en el contexto de nuestras verdades actuales. La creencia de que la Ascensión es algo que nos ocurre, (no algo en lo que participamos activamente y que forma parte de nuestra transformación), no nos permite darnos cuenta de que lo que consideramos verdad forma parte del proceso, al igual que nuestra disposición a expandirnos, aceptar y abrazar nuevas verdades.

La Ascensión no consiste en un salto repentino a una nueva realidad, sino en una progresión constante cuyo resultado son diferentes cambios de percepción y de conciencia. Abrazamos nuevas verdades cuando nuestra realidad actual no puede satisfacer una nueva verdad que deseamos integrar y con la que deseamos alinearnos. Por ejemplo, la nueva verdad de que merecemos ser felices invitará al cambio cuando nuestra actual situación de vida no pueda expandirse para abarcar nuevos niveles de felicidad. Tal vez, ahora creamos que merecemos un trabajo que nos ofrezca mejores condiciones, un sueldo mayor y más reconocimiento, cuando nuestro trabajo actual no nos proporciona nada de eso. Nuestras nuevas verdades invitan a que ascendemos a nuevas realidades.

Pero, como sabemos, no siempre es fácil. La subida de la Ascensión viene acompañada de un descenso. La Ascensión no es una línea recta, sino que es más bien esférica, como una pelota, y llega a abarcar todos los aspectos de nuestra realidad. Expandir nuestra realidad para que comprenda e integre nuevas verdades e también supone tener que desafiar las antiguas.

Y ahí es donde la Ascensión se convierte en una elección entre verdades. Una nueva verdad en una faceta desafiará todas las verdades que creíamos respecto a todo. Y algunas de nuestras verdades son como altares sagrados que nunca cuestionamos, o cosas que creemos ciertas en toda situación. Y, resulta mucho más difícil elegir la Ascensión cuando relaciones o situaciones que amamos sólo puedan permanecer intactas si no abrazamos nuevas verdades.

Nuestro deseo de Ascensión determina nuestra disposición a dejar ir las viejas verdades que impidan la llegada de otras nuevas. Pero, si no estamos seguros, entonces se creará una lucha entre ambas. Podríamos encontrar razones para no permitir que las nuevas verdades sean válidas para nosotros. Expandirnos hacia nuevas verdades podría traer cambios a nuestras vidas para los cuales no estamos preparados, de manera que nos tomamos nuestro tiempo, retrasamos el proceso, nos demoramos, bloqueamos nuestro crecimiento, limitamos nuestras opciones… Y así no tener que elegir entre nuestra antigua realidad y la nueva (para la que no estamos preparados); entre una vieja verdad y una nueva.

Sin embargo, al final nos vemos obligados a elegir un sendero de verdad. Ascender hacia nuevas verdades será nuestra única opción y, si estamos preparados, lo haremos. Si no lo estamos, intentaremos demorar el proceso tanto como nos sea posible; es así para todos nosotros. No podremos aceptar una nueva verdad hasta que estemos completamente preparados para dejar ir la anterior. Y, al margen de lo cierta que sea, no veremos la “verdad” de una nueva verdad hasta que podamos alinearnos con ella, integrarla y abrazarla. Puede que esto nos cree dificultades cuando busquemos personas afines a nosotros y, en su lugar, lo que obtengamos sea rechazo, crítica y juicio. No es algo personal: lo que ocurre en ese caso es que otros no pueden alinearse con nuestra verdad.

Limítate a proyectar tu luz y a establecer tu propia verdad, y no te preocupes acerca de lo que otros dicen o hacen. El papel y la misión del alma de cada persona en este proceso son diferentes, incluso para aquellas que se niegan a él. Y, al final, la verdad será quien nos haga libres a unos y quien refuerce las paredes de la prisión de otros. Todos caminamos el sendero que es el más adecuado y el mejor para nosotros. Si una nueva verdad nos libera de una realidad limitante, entonces ascenderemos a otra realidad distinta que esté alineada con nuestra verdad.



Por Jennifer Hoffman
http://enlighteninglife.com
10 de Enero 2017
Traducción: Rosa García
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

La perla de hoy

Pablo Picasso Frases - http://redarte.com.ar/2013/06/pablo-picasso-frases/ #RedArte #Art #Arte

Seguidores

contador
CURRENT MOON

Datos personales

mariposas