Allí donde habitan las mariposas

Abrid los ojos hacia vosotros mismos y mirad en el infinito del espacio y el tiempo. Oireis que alli vuelven a resonar el canto de los astros, la voz de los numeros y la armonia de las esferas. Cada sol es un pensamiento de dios y cada planeta una forma de ese pensamiento, y es para conocer el pensamiento divino que vosotras almas descendereis y remontareis penosamente el camino de los siete planetas y de los siete cielos suyos. HERMES TRISMEGISTO


Lo que la oruga ve como el final de la vida, el maestro lo llama una mariposa. RICHARD BACH

DEDICATORIA

Allí, donde habitan las mariposas, lo hacen tambien las hadas y los angeles, la verdad y la ilusion, la alegria, el amor, la dulzura y la fantasia; los mas bellos sueños y la esperanza.

Es el lugar donde los rios son de miel y las montañas de plata y diamantes; donde los seres alados bailan moviendose al ritmo de la musica de George Harrison y el aroma del Padmini; donde puedo descansar en grandes almohadones de plumas tejidos con hilos de seda y oro. Es mi refugio, y el de muchos que sueñan encontrarlo, sin saber aún que son mariposas.

Este blog esta dedicado a todos ellos y ojala puedan disfrutarlo como parte de su camino hacia el lugar donde habitaron o habitaran algun dia


Parameshwary
Enero 2009


Visit - Stop secretS -



.





los cuatro acuerdos de la sabiduria Maya

Los cuatro acuerdos de la sabiduria maya
View more documents from Fundacion Soliris

hada mariposas

hada mariposas

Secretos Parameshwary

domingo, 25 de junio de 2017

West Kennet Longbarrow CROP CIRCLE 21.6.2017


El bello Naíf de Henri Rousseau



Click en la imagen para ver más obras

Henri Rousseau

Henri Julien Félix Rousseau nació en Laval, Francia, el 21 de mayo de 1844.
Es uno de los máximos representantes del arte naïf y su iniciador.


A pesar de que intentaba ser un pintor realistas, la obra de Rousseau destaca sobre todo por el tono poético, la búsqueda de lo exótico y, sobre todo, su estilo que refleja de una aparente sensibilidad infantil propia de los artistas con escasa o ninguna formación académica.
Esta ingenuidad otorga con frecuencia a sus trabajos un aspecto involuntario de caricatura.

Trabajó como pasante en un bufete de Angers, donde estaba muy mal pagado del que fue despedido por hurtar estampillas, fue durante el tiempo que permaneció en dicho bufete cuando se despertó en él un gran interés por la poesía y la música.

Tras perder el puesto de trabajo se alistó en el ejército y en 1863, se enroló en la infantería, en la que permaneció durante cuatro años.

En 1868 se casó con Clémence Boitard, de la que tuvo siete hijos, aunque solo una niña llegaría a la edad adulta.

Ese mismo año murió su padre y hubo de hacerse cargo de su madre.
Se trasladó a París, donde logró un puesto como agente de aduanas de segunda clase, en la Oficina de Recaudación de Arbitrios de París, puesto en el que permaneció hasta 1871 que fue ascendido a recaudador.

Comenzó a pintar en serio cuando había pasado de los cuarenta años de edad, y con 49 se retiró de su puesto en la administración para dedicarse por entero a la pintura.

En 1888 falleció su esposa Clémence, y el artista, nuevamente estaba pasando por serias dificultades económicas, siendo acogido por el escritor Alfred Jarry.

En 1899 se casó con una viuda, Joséphine Noury.
Desde 1890, maduró en su lenguaje pictórico, y si bien durante toda su carrera pintó obras próximas al realismo, potenciando su fantasía llegó casi el surrealismo, un claro ejemplo es “La gitana dormida”, de 1897, o en “El Sueño” de 1910.

Con frecuencia se le incluye dentro del post-impresionismo, en cualquier caso, se le reconoce un estilo naíf muy original e intuitivo, gracias a lo que ocupa un lugar destacado en la pintura francesa de finales del XIX y principios del XX, junto a sus coetáneos impresionistas, fauvistas y cubistas.
Murió en París, el 2 de septiembre de 1910.

*Entrada publicada el 2 de septiembre de 2010. Ha sido actualizada y ampliada el 21 de mayo de 2017.
La entrada El bello Naíf de Henri Rousseau aparece primero en Trianarts.

La perla de hoy

Frases para las fotos de instagram

sábado, 24 de junio de 2017

Thomas Gainsborough: Maestro del retrato y el paisaje



Click en la imagen para ver más obras

Thomas Gainsborough

Nació en  Sudbury, Suffolk , Inglaterra,  el 14 de mayo de 1727.
Está considerado sin duda como uno de los más grandes maestros del retrato y el paisaje.


Con sólo trece años de edad impresionó a su padre con sus habilidades para el dibujo, que en 1740 lo envió a Londres para estudiar arte.
Tuvo como maestros al grabador francés Hubert Gravelot: a través de este que había sido alumno del pintor francés Antoine Watteau, recibió la influencia del último y posteriormente de los artistas flamencos y del barroco Antón van Dyck.

Posteriormente se unió a la escuela de William Hogarth con el que mantuvo una estrecha relación, que se extendió al resto de los miembros de la misma.

Más tarde estudió pintura con Francis Hayman, pintor de temas históricos, con el que colaboró en la decoración de los palcos superiores en los Jardines de Vauxhall, y la de lo que hoy es la Fundación Thomas Coram para Niños.

Entre 1759 y 1774, residió en Bath, balneario costero de moda, donde pintó numerosos retratos, como “La mujer de azul” y numerosos paisajes.

En 1761 comenzó a exponer en la Society of Arts en Londres (hoy la Real Sociedad para el fomento de las Artes, de la que fue uno de sus primeros miembros); trabajos que seleccionó, siendo la mayor parte retratos de clientes bien conocidos para llamar la atención. Estas exposiciones le ayudaron a obtener reputación nacional.

Estos éxitos le llevaron a convertirse en uno de los miembros fundadores de la Royal Academy en 1769, aunque su relación con ella fue complicada, llegando a retirar en varias ocasiones sus obras de la Exposición; dejó de exponer sus pinturas allí en el año 1773.

En 1774 el rey Jorge III le encargó pintar su retrato y el de la reina consorte, Carlota Sofía, aunque esto no le ocasionó pocos problemas, cuando el rey se vio obligado a nombrar como pintor real a su más directo rival, Joshua Reynolds, a la muerte del pintor real Allan Ramsay; no obstante, continuó siendo un pintor favorito de la Familia Real.

En ese mismo año estableció su residencia en Londres, convirtiéndose en el pintor favorito de la aristocracia británica, logrando  una gran fortuna con sus retratos.

En 1777 volvió a exponer sus pinturas en la Royal Academy, sobre todo retratos de celebridades contemporáneas, como el Duque y la Duquesa de Cumberland. Continuaron celebrándose exposiciones suyas durante los siguientes seis años.

Esto le proporcionó cierta influencia en la Academia y le permitió imponer la forma en el que deseaba que se expusiera su obra. Sin embargo, en 1783, se llevó sus pinturas de la próxima exposición y las llevó a Schomberg House.

En su etapa más madura pintó paisajes bastante sencillos, que se caracterizan por una paleta ligera y pinceladas fáciles; Le es atribuido, junto a Richard Wilson, ser el creador de la escuela paisajista británica del siglo XVIII.

Su pintura destacó sobre todo por la rapidez con la que aplicaba su pintura, y trabajó más a partir de sus observaciones de la naturaleza, y la naturaleza humana, que de ninguna regla académica.

Constable diría de ella: “La sensibilidad poética de sus pinturas logran que al contemplarlas encontramos lágrimas en nuestros ojos y sin saber qué las provoca.

Sus obras más famosas, como el “Retrato de la señora Graham”; “Mary y Margaret”; “Las hijas del pintor”; el retrato de William Hallett y su esposa Elizabeth, de soltera Stephen, conocida como “El paseo matutino” y “Muchacha de cottage con perro y jarro”, muestran la individualidad única de sus protagonistas.

Realizó más de 500 obras, de las que 230 son retratos.
Llevó una vida algo triste, una de sus dos hijas era deficiente mental, y el pintor llevó toda su vida en el alma el peso de tal desgracia.
Murió en Londres,  el 2 de agosto de 1788, siendo enterrado por expreso deseo suyo, en la iglesia de St. Anne Kew, donde la Familia rezaba habitualmente.
El Museo del Prado de Madrid alberga uno de sus retratos.

*Entrada publicada en este blog el 14 de mayo de 2010. Ha sido actualizada y ampliada con nuevas obras el 14 de mayo de 2017.
 Trianarts.

Revelacion Cosmica 29: Stewart Swerdlow


La perla de hoy

Tu luz interior podrá con todo

viernes, 23 de junio de 2017

Inti Raymi: El año nuevo andino


inti raymiINTI RAYMI: EL AÑO NUEVO ANDINO
Por Arnaldo Quispe
Los pueblos originarios de sudamérica prehispánica celebraban con carácter sagrado los cambios estacionales con el comenzar-terminar de los solsticios y equinoccios respectivamente. De ello dependía la producción agrícola y la eficacia de las siembras-cosechas anuales en armonía con los cambios climáticos y naturales. La fiesta principal conocida como Inti Raymi es el equivalente actual del año nuevo occidental, esta fiesta panandina se celebraba a partir de la segunda quincena de junio y tenía como fecha central los días 20 ó 21 de junio, teniendo como referencia la marcación aproximada del nuevo solsticio.
El carácter sagrado-religioso del Inti Raymi obedecía íntimamente a la cosmovisión andina, en ese sentido la paridad y complementariedad que son sus pilares, motivaban dos celebraciones centrales dedicadas en respeto de la entidad masculina: el Sol (Inti) y dos celebraciones centrales femeninas dedicadas a la Luna (Killa). De este modo completan el calendario agro-astronómico andino las fiestas de solsticio de diciembre el Kapac Raymi y de los equinoccios de marzo y setiembre Pawkar Raymi y Kuya Raymi respectivamente. Estas fiestas fueron interrumpidas con la llegada de la presencia hispánica, aunque hoy se sabe que no del todo ya que numerosas comunidades continuaban en secreto su celebración. La Iglesia hegemónica oficializó la fiesta de San Juan en algunos casos y la de San Pedro por ejemplo para intentar derivar el carácter festivo, mágico-religioso celebratorio andino, introduciendo elementos nuevos para la cosmovisión andina.
inti raymi_ Giacobino
Ilustración por Sebastián Giacobino
El Inti Raymi era la principal celebración en tiempo de los Inkas, Cuzco era la sede de fiesta que podía extenderse entre una a dos semanas entre mediados y fines de junio, este lapso de tiempo coincidía con la culminación del período agrícola y el inicio de uno nuevo período. La madre tierra descansaba en este tránsito de tiempo. La fiesta se celebraba con rituales, ofrendas, sacrificios, danzas y música. La plaza Huacaypata –hoy Plaza Principal del Cuzco- era el lugar central de las celebraciones.
Hoy en día la fiesta que vemos en el santuario de Sacsayhuamán es solo una representación del antiguo Inti Raymi inspirado en la obra del cronista mestizo Garcilaso de la Vega, pero es la fiesta más importante del mundo andino actual. Esta escenificación tiene carácter simbólico y está dedicada al visitante o turista –que se da lugar en Cuzco- para dar una imagen o idea de lo que en tiempos ancestrales significaba celebrar la principal fiesta andina. Esta puesta en escena sin embargo, data de hace poco, de hace exactamente 70 años cuando en la capital Inka del Cuzco fue reinstitucionalizada para conmemorar el rescate y valoración de esta importante celebración.
inti-raymi inti-raymi4La celebración actual tiene como fecha central el 24 de Junio de cada año, en esta festividad se hacen presentes representaciones de cada región, con su música y danza, de igual modo los gobernantes de cada Suyo, uno a la vez van dando el informe de las cosechas al propio soberano Inka. Cada año se designa a una persona con solvencia moral a fin que represente al propio Inka, el elegido debe proceder de una familia oriunda cuzqueña y debe ser perfectamente quechuahablante. Dentro de la fiesta actual se representa el sacrificio de una llama, cuando en realidad se trata de un acto simbólico, luego del cual los oráculos andinos referirán al Inka la calidad del sacrificio en honor del Sol y el pronóstico de un nuevo año venidero.
“El día es más corto, la noche es más larga”, será por ello que el sentido de esta celebración representa la alianza con este astro solar, con la luz que da la vida. El andino no veneraba ni venera al Sol en el sentido de adoración por la vanidad o sumisión, el sentido correcto era el respeto que se tenía –y se tiene- hacia su función esencial y espiritual, sin lo cual toda vida sería inerte, carente o inexistente. El Sol es visto como un ser vivo al cual se le debe respetar, un hermano mayor el más anciano, el más importante entre los hermanos, uno que decide en armonía con su complemento la killa, el destino de la propia vida humana. Este respeto es visto como respeto hacia lo sagrado, respeto hacia la vida y respeto hacia todo orden natural de cosas, pues todo tiene sentido y propósito, todo tiene utilidad y si esto es así los andinos celebramos juntos en armonía esta comunión de sentires en un compartir de ayni perenne.
Fuente: http://www.takiruna.com
Nota: se autoriza la copia o difusión del presente artículo por cualquier medio siempre y cuando se mencione el autor y la fuente.

Seguidores

contador
CURRENT MOON

Datos personales

mariposas